Controla tus emociones en el trabajo

La forma como te comportas en el trabajo define tu branding laboral. Experimentar emociones tales como enojo, frustración, miedo, ansiedad y estrés en el trabajo es absolutamente normal, pero tampoco por eso debes perder el control, pues puedes correr el riesgo de perder mucho por no saber manejar tu inteligencia emocional de forma asertiva:

  • No hables enojado: Por lo general somos más impulsivos y decimos cosas sin pensar cuando estamos enojados, evítalo aunque te cueste trabajo. Si te es posible, sal de la oficina y ve a caminar para despejarte y regresar más tranquilo.
  • Fustración: Si sientes que no estás obteniendo los resultados esperados en tu trabajo, procura hablar con tu jefe. Algo que también debes tomar en cuenta es que la frustración se da como resultado de las expectativas, por eso es tan malo esperar y querer controlar todo, una cosa es tener objetivos y metas y otra expectativas.
  • Decepción: Cuando no lograste lo que te planteaste de la forma como lo habías planeado, entonces sé creativo y cambia el camino, recuerda los problemas nunca terminan, pero las soluciones tampoco.
  • Envidia: No te compares con nadie, esa es la clave para que no dañes las relaciones con tus compañeros de trabajo. Si comienzas a ver tus carencias y compararlas con las del otro en vez de ver todo lo bueno que tienes, nunca lograrás sentirte motivado.
  • Rechazo: Es normal que no todo el mundo te caiga bien, pero no por eso vas a rechazar a la gente que tienes cerca. Es importante practicar la tolerancia y no ser tan tajante. Recuerda que el buen ambiente de trabajo que tengas depende de ti, tú creas tu propio entorno.

Los límites del uso del celular

Ya sea por trabajo o por gusto, el celular se ha convertido en un artículo indispensable en el mundo de hoy. En la palma de nuestra mano llevamos la herramienta de comunicación e información más avanzada de la historia de la humanidad.

Sin embargo, su versatilidad se ha convertido en un arma de doble filo, pues nos aliena de las dinámicas sociales comunes, lo cual genera incomodidad y molestia en nuestros interlocutores.

Respetar el tiempo que dedicamos a las personas es un aspecto básico de la etiqueta. Para ello, sigue las siguientes recomendaciones sobre el uso del teléfono en reuniones de toda índole:

En el trabajo

De acuerdo a un estudio de la consultora PWC realizado en 2014, la delgada línea que divide el uso del teléfono con fines laborales y lúdicos tiene un impacto negativo en el desempeño laboral. Te recomendamos dedicarle un tiempo definido para las actividades como redes sociales, mensajería y juegos.

Al acudir a una junta, evita poner tu teléfono sobre la mesa, pues envías un mensaje equivocado a los asistentes al dar a entender que estarás consultándolo de manera constante. Si estás a la espera de una llamada o correo importante, comunícaselo a los asistentes antes del comienzo de la reunión.

En casa

Si has recibido comentarios de tus padres, pareja o hijos respecto al tiempo que pasas “pegado” a tu teléfono, es mejor que les hagas caso. Por trabajo o por diversión, el tempo que pasas en tu Smartphone es tiempo que le quitas a la convivencia con tu familia.

Es importante imponer reglas sobre el uso del teléfono en casa. Niños y adolescentes, que nacieron con estas tecnologías, encuentran más difícil el establecer límites por sí mismos. Reducir su uso contribuye positivamente a la comunicación familiar.

Y, por favor ¡No te duermas con el teléfono al lado! Aparte de estar asociado a trastornos del sueño, eliminas un importante momento del día con tu pareja.

En eventos sociales

Todos tenemos a ese amigo que, después de tiempo sin verle, llega a la reunión tan solo para pasar todo el tiempo pegado a la pantalla de su teléfono. A veces pareciera que las redes sociales han eliminado la capacidad de conversación “en vivo” de las personas.

Usa tu teléfono únicamente como cámara para captar los grandes momentos de la reunión. Si salen a algún restaurante o bar y encuentras de repente muchas cabezas agachadas en tu círculo, propón alguna dinámica que elimine los teléfonos de la charla. Si alguien se molesta por la propuesta, hazle ver de forma amable que los eventos sociales se hicieron para, precisamente, socializar.

Existen aplicaciones que te ayudarán a medir los tiempos que dedicas al uso del teléfono, por si quieres apoyarte de alguna herramienta para reducir tu consumo.

Recuerda: más allá de tu pantalla hay un mundo esperándote ¡No te olvides de él!

El uso de Date Sites: Pros y Contras

Cada vez más personas se deciden a buscar pareja en la web. Y es que si en internet podemos encontrar de todo, ¿por qué no usarlo para buscar pareja? Existen muchas redes sociales y sitios web que ofrecen servicios especializados para encontrar pareja, ya sea que busques una relación formal y estable o sólo una cita casual.

Esta novedosa y creciente forma de buscar pareja tiene pros y contras, aquí te dejamos algunos puntos que debes considerar antes de aventurarte a usar estos servicios:

Pros:

  • Una nueva cita al alcance de tus dedos: Las redes sociales y aplicaciones para conocer gente en línea han incrementado su popularidad durante esta década y ahora tener una app que te muestre los solteros disponibles más cercanos puede parecer la forma más práctica de elegir a tu próxima cita.
  • Poder ver la foto de la persona que te gusta te da una primera impresión que te permite decidir si deseas interactuar con él o ella. Además, si la otra persona de igual forma se interesó en ti, ambos ya dieron un primer paso importante.
  • Poder conocer a fondo sus gustos y expectativas te permite encontrar intereses en común y esto te puede dar una idea de cómo es su personalidad, cómo tratarlo y hasta de qué hablar. Las herramientas digitales nos ayudan a “aplanar el terreno” y poder tocar temas relevantes con más confianza.

Contras:

  • En la red deambulan todo tipo de personas, y así como están los románticos buscando el amor de su vida, hay muchos otros que sólo buscan encuentros casuales.
  • Se va perdiendo el factor sorpresa y muchas veces al conocer a alguien lo primero que hacemos es buscar su perfil en Facebook y comenzamos a hacer juicios sobre el estilo de vida de la otra persona, vemos cuáles son sus gustos, amigos y tipo de actividades que hacen sin siquiera preguntárselo personalmente. Es muy fácil volverse prejuicioso.
  • Si terminas con alguien ahora es más difícil dejarlo ir, pues antes podías simplemente dejar de ver a la persona, pero ahora con todas las redes sociales ¿qué prosigue? ¿continuar con la amistad digital, borrar las fotos o simplemente dejarlo de seguir en Twitter? A veces esa puede llegar a ser la decisión más difícil.

Estas son algunos de los puntos que vale la pena mencionar y tomar en cuenta antes de decidir entrar a un date site o utilizar alguna aplicación para conocer gente. Infórmate a detalle sobre las diferentes plataformas que existen, mantén una postura abierta a la comunicación ¡Y date la oportunidad de encontrar el amor de forma digital!

¿Qué son los wearables?

Cada vez crece más el número de usuarios de dispositivos digitales que “se ponen” o en otro término, wearables. Este nombre que se les ha acuñado surgió de la palabra en inglés wear y significa “que se pone”. ¿Sabes para qué sirven? No dejes de leer y descubre qué son los dispositivos wearables, para qué sirven y cuáles son los productos que más se venden.

¿Qué es un wearable?

Esta tecnología con un nombre difícil de pronunciar en español (güerabol) ha tomado gran fuerza en el mercado en estos últimos años en el mercado mundial. Estos dispositivos surgieron para atacar un nicho fitness, brindando información de actividades diarias como kilómetros recorridos, pulsaciones del corazón, etc. Poco a poco, conforme la tecnología avanza, también avanza las funciones y usos de estos productos. Hoy en día, tener un wearable significa tener tu correo, redes sociales, las horas en las que duermes e incluso tu teléfono en la muñeca de tu brazo o en cualquier otra parte del cuerpo en la que te lo puedas poner.

Podrás encontrar wearables en forma de reloj, lentes, cinturón de pecho y cualquier otra forma que pueda “colgarse” en tu cuerpo. Podrás elegir el que más se acomode a tu estilo de vida y tus necesidades de uso y de información.

¿Para qué sirve?

Cada uno de los dispositivos tiene funciones completamente diferentes. Puedes encontrar el Jawbone que te dirá que debes dormir más o que has hecho poco ejercicio el día de hoy, hasta el Apple Watch donde podrás revisar tu correo. Se conectan a tu celular para que tengas acceso a la información también ahí. Se dice que la información que tu wearable saca de ti y de tus actividades puede ser utilizada, en un futuro muy cercano, por las marcas para encontrar soluciones personalizadas para los usuarios de acuerdo a sus necesidades detectadas, cosa que sería fabuloso para algunos y de preocupación por invasión a la privacidad para otros.

¿Dónde puedo comprar uno?

Seguramente ya has escuchado del Apple Watch o de las pulseras Jawbone que miden tu actividad diaria; existen infinidad de marcas que manejan estos dispositivos dentro de su gama de productos a ofrecer a sus consumidores, pero hay unos que tienen mejor o más fama que otros. Aquí te dejo una lista de 5 marcas que manejan este tipo de productos para que revises cuál es el que te conviene de acuerdo a tus necesidades: Apple, Sony, Samsung, Jawbone y Fitbit. Los precios radican entre los $1,200 hasta los $5,000 pesos. Todos sirven para diferentes cosas y cada uno tiene características especiales; elige el que más te guste en cuanto a diseño y funcionalidad.

Ya sabes cómo se dice, para qué sirve y dónde puedes encontrar un wearable que se ajuste a tus necesidades y gustos. Procura elegir uno que vaya acorde a tu complexión, ya que no queremos que tu wearable sea el protagonista de tu estilo y atuendo. Cuéntanos si tienes uno, si quieres uno o si de plano no le encuentras el uso a estos dispositivos.

Los mandamientos de todo empresario

No importa el tamaño de tu empresa o proyecto, si tú ya tienes un negocio propio, ¡felicidades! porque eres un emprendedor. El secreto del éxito en realidad no es nada más que la marca personal que le imprimes a cada cosa que haces para lograr ser una mejor versión de ti, y no únicamente en lo laboral, sino en todos los ámbitos de tu vida. Pero ¿cuáles son esos mandamientos que todo empresario debe seguir para fomentar los buenos resultados de su negocio o empresa? Aquí te lo digo:

  • Ama lo que haces: El mejor regalo que la vida te puede dar es la valentía de atreverte a hacer eso que te gusta y emprender por ti mismo un proyecto con el cual te sientas pleno, útil y que además te permita vivir y llenar tus necesidades.
  • No esperes la aprobación de nadie: Esto solo se llama “miedo”. Si pasas tu vida esperando a que alguien te aliente o te impulse a hacer las cosas, nunca te sentirás preparado, deja que el aplauso o el reconocimiento vengan después de que te atrevas a hacer eso que te saque de tu zona de confort.
  • Cambia o lucha por transformar algo que de verdad te importe: Enfócate en algo más allá que la remuneración económica, dale una intención a tu trabajo y piensa de qué manera lo que haces puede ayudar o aportarle algo bueno a otros. Verás que de esta manera no solo fluirá mejor la energía del dinero, sino que te traerá más satisfacciones.
  • Sensibiliza a una o más personas: Inspirar a otros por medio de tu trabajo es la mejor prueba para darte cuenta de que lo estás haciendo es real y que lo estás haciendo bien.
  • Deja que las posibilidades alimenten tu espíritu: Si de algo está lleno el mundo es de posibilidades, así que no te cierres y mejor abre tu mente y entendimiento a nuevas propuestas o caminos que al descubrir te pueden enseñar un sinfín de cosas útiles.
  • Deja que tu pasión te guíe: Si bien debemos basar nuestras decisiones en una planeación estructurada y racionalizada, la pasión e intuición en estos casos juega un papel muy importante, pues nunca debemos olvidarnos de ellas para lograr todo aquello que deseamos para seguir motivados.

Consejos para tu primer empleo

Es sorprendente pensar que hace apenas un año o unos cuantos meses estabas aún estudiando y haciendo tus últimos trabajos de la carrera, listo para graduarte. Ahora estás por fin desempeñando tu profesión, eso por lo que tanto estudiaste y te esforzarte. Por lo general la primer experiencia laboral suele ser un poco difícil pues nos hacemos expectativas e ideas sobre el trabajo ideal o la empresa de nuestros sueños, pero después nos damos cuenta que en el mundo real no todo es color de rosa como pensábamos. Por eso aquí te daré algunos consejos para siempre tener una excelente imagen ante tu jefe y compañeros de trabajo:

  • ¿Pregúntate por qué estás trabajando?: Aprende a reconocer tu motivador principal, eso que te mueve a estar ahí. Piensa que si lo haces por dinero puede que tu experiencia no sea precisamente la más enriquecedora pues solo estarás pensando que lo único valioso será la remuneración económica, y eso al final nunca terminará por llenarte completamente.
  • Construye relaciones estrechas: No hay nada mejor que comenzar a formar relaciones de compañerismo y aliarte con gente en tu trabajo que te pueda dar confianza o te oriente para que des pasos con más seguridad dentro de tu área. Esto no solo te convendrá dentro de tu empresa, sino también para un futuro, pues uno de los factores más valiosos en la vida laboral son las relaciones.
  • Sé agradecido con el proceso de aprendizaje: Lo que te mencionaba de pensar si tu motivación es el dinero tiene que ver con este punto. Hay cosas mucho más importantes como el aprendizaje, la mejor oportunidad que tienes para aprender realmente no es la escuela ni una maestría, ni siquiera un doctorado en la mejor escuela, sino la experiencia que te da poner en práctica tu profesión.
  • Plantéate metas: Piensa qué es lo que te gustaría lograr con ese trabajo y en esa empresa. ¿Qué aspiraciones tienes? Todo eso puedes escribirlo y llevarlo en tu cartera para que no lo olvides y lo tengas siempre presente.

Cómo ser feliz en tu trabajo

Cada vez somos más las personas que pertenecemos a una generación en la que sentimos que nuestro trabajo debe significar algo y tener un propósito, por lo que muchas veces podemos sentir que nuestro trabajo actual no nos hace felices. En este artículo te compartiré 6 tips para ser más feliz día a día en tu trabajo.

Piensa en el presente y agradécelo

Reflexiona que eres una de las personas que tiene trabajo formal y que goza de sueldo fijo y otros beneficios, y analiza todas las utilidades que esta situación te trae. Seguramente por tu trabajo has podido viajar, comprar regalos a tus seres queridos y darte algunos lujos, además de pagar tus gastos día con día.

Sé positivo

¿Qué te hace feliz? Levántate todos los días y piensa en tres cosas que te brinden felicidad y agradece a la vida por tenerlas. Puede ser que si no estás trabajando en tu trabajo de ensueño y lo hagas por cumplir con tus responsabilidades, sea más difícil disfrutarlo. La solución más fácil para este tipo de situaciones es pensar en lo bueno que te trae trabajar ahí; piensa que gracias a este trabajo puedes pagar tu celular, tus salidas los fines de semana, incluso tu escuela que significa la preparación profesional para conseguir ese trabajo que tanto sueñas.

Aprende de los demás

En todos los puestos y trabajos hay alguien a quien puedes aprenderle. Cultívate en diferentes temas y áreas. Siempre puedes sacar algo bueno de cualquier persona; puede ser que tu jefe no tenga las mejores herramientas en conocimiento, pero sí tiene una actitud asertiva en momentos de estrés; o tu compañero reacciona de la peor manera ante alguna situación, pero es excelente en el cálculo de números. De todo puedes sacar algo positivo y qué mejor que sea para tu beneficio.

Involúcrate en nuevos proyectos

Hacer lo mismo todos los días puede resultar tedioso y cansado. Procura involucrarte en diferentes proyectos; aún cuando no te corresponde, puedes ser un testigo y oyente de todos los procesos. Ofrécete a ayudar a los demás y verás todo lo que puedes aprender.

Aléjate de personas tóxicas

Convivir con personas negativas afecta tu humor y tu energía. Detecta a esas personas que te hacen sentir infeliz y ten el valor de alejarte de ellas. Procura no involucrarte en chismes, ni dramas laborales, que hay muchos y solo distraen tu atención de cosas positivas.

Piensa en el futuro

¿Qué es lo que esperas lograr en un futuro? ¿Por qué estás en este trabajo? Piensa qué es lo que quieres y si estar en este trabajo te sirve para lograrlo. Tal vez el sueldo que ahorras te servirá para hacer ese viaje que tanto quieres o tomar esa maestría que te ayudará a crecer profesionalmente.

Recuerda que siempre podemos sacar algo positivo de todo. Agradece que tienes trabajo, disfrútalo y sé muy feliz porque eres afortunado de recibir una remuneración por tu tiempo y tu trabajo. ¡Cuéntanos qué es que lo que te hace feliz en tu trabajo!

Cómo responderle a un jefe difícil

Jefes exigentes los hay en todos lados, y muchos de éstos no siempre se fijan en cómo se dirigen a sus empleados. Sin duda esto es una cuestión básica de respeto que debe ser el principio de toda relación laboral. Pero si tu jefe es una de esas personas con temperamento fuerte o que le cuesta trabajo ser asertivo con sus empleados y cuidar las formas, entonces no te tomes las cosas personales. Tampoco quiere decir que te quedes callado cuando algo no te gusta, pero recuerda que todo lo que das recibes, así que comienza el cambio por ti y aprende a sobrellevar la relación de la forma más sana:

  • Gracias por los comentarios que en el futuro pondré en práctica”: Diciendo esto lograrás que él/ella se sienta escuchado.
  • Entendido, comienzo a trabajar en ello: Cuando te pida algo, de la forma que sea, siempre contesta con una respuesta de disposición y proactiva.
  • Estoy trabajando en X o Y prioridades para usted el día de hoy: También es importante mantener a tu jefe al tanto de lo que estás haciendo para que sepa cuáles son tus tareas y pendientes del día. A veces es importante recalcarles las prioridades que tienes para que él mismo te diga si está de acuerdo con eso, o prefiere organizar de forma diferente tus pendientes de acuerdo a su relevancia.
  • Veré esto mañana por la mañana con la mente fresca: Si te pide algo fuera de tus horarios laborales, una forma educada de marcar tus límites y hacerle respetar tus tiempos es decirle que prefieres revisar o trabajar en tal proyecto al día siguiente para que te puedas concentrar y darle mejor calidad a tu trabajo.
  • ¿Cómo podríamos mejorar esto?: Aunque sepas que es un jefe difícil, pedir retroalimentación siempre es bueno para saber qué es lo que piensa acerca de tu desempeño. Ente más preguntes menos margen de error tendrás a la hora de entregarle resultados y podrás estar en “el mismo canal”.

Cómo aprovechar al máximo tu primer empleo

El primer trabajo puede ser el mejor o el peor dependiendo de cómo lo veas, pues te puede servir para desarrollar toda tu experiencia laboral en tu área de especialidad profesional. Por lo general quien sale de una carrera siente que está listo para tener un buen puesto en una empresa reconocida, y claro, con un sueldo que le alcance para tener una vida, si no de lujos (por el momento), sí bastante cómoda y holgada. Pero en realidad este proceso no es tan fácil como muchos piensan y esto puede ser una especie de “depresión post universidad”, pues aunque las empresas apuestan por talento joven, en la mayoría de las ocasiones el avance económico y laboral es mucho más lento pues todo requiere tiempo y paciencia. Si quieres tener respeto y admiración hacia ti y tu trabajo debes ganártelo, por eso:

  • Deja atrás la soberbia: El peor error que puedes cometer es rechazar un empleo o dejarlo simplemente porque no te parece que esté a tu altura. Todo puesto laboral representa una oportunidad para crecer y comenzar a relacionarte con personas que tengan que ver con tu carrera e intereses profesionales, especialmente en esta época que lograr colocarte en una empresa es todo un reto.
  • Para posicionarte como “experto en” es necesario:  Trabajar en tu marca personal, todo es cuestión de analizar lo que proyectas y saber cómo quieres ser percibido. Pues ésta es la guía básica que tendrás para desarrollar tus aptitudes, habilidades y hasta saber con quién te conviene más relacionarte en tu empresa.
  • Para ser hay que parecer: Seas lo que seas, siempre preocúpate por tu imagen, pues de esto dependerá la forma en la que tratarán e incluso la confianza que te darán. Cuida hasta la forma en la que te expresas, pues entre más tecnicismos y lenguaje profesional utilices, demostrarás que sabes de lo que hablas y a lo que te dedicas. De esta forma poco a poco proyectarás que eres capaz de tomar la responsabilidad de diferentes proyectos y así podrás avanzando de nivel.
  • Los beneficios de comenzar desde abajo son infinitos: Cuando tú comienzas aprendiendo desde lo básico todo lo referente a operación del trabajo y métodos de la empresa, tus conocimientos son más prácticos y por lo tanto la experiencia es mayor. Una vez que te asciendan y tengas personas a tu cargo entonces tendrás los conocimientos y hasta la habilidad para saber cómo pedir las cosas y hasta qué tan viable o real es lo que requieres. De esta forma no te podrán decir “no se puede” ni tú pedirás cosas imposibles.

4 señales de que esa empresa no te conviene

Alguna vez has entrado a trabajar a una empresa y después de un tiempo te sorprendes de lo mal que está y que no es lo que pensabas. Esto es porque seguramente hubo más de una señal pero no las tomaste en cuenta o simplemente no te parecieron relevantes. Pero para que no pases por esto te diré todos los detalles que son factores decisivos para saber si realmente te conviene una empresa o no:

  • Cómo se expresan los empleados: Pregunta cómo se sienten de ser parte de la empresa. Claro que tampoco te dejes llevar solo por lo que uno te diga, pero sí es importante hacer una especie de investigación cualitativa para saber las opiniones de la gente que trabaja ahí. Pregúntale a mínimo 3 o 4 personas para que te hagas una idea de cómo es el ambiente y el trato hacia los empleados.
  • La situación financiera de la empresa no está bien: También es importante investigar las noticias e información financiera sobre la compañía. Puedes darte cuenta del estatus financiero de la compañía si el reclutador que te entrevista te dice que por el momento no pueden pagarte lo que esperas. Considéralo si la diferencia es mucha entre lo que pides y lo que te ofrecen.
  • El entrevistador llega tarde: Si el entrevistador/reclutador te mantiene en espera y luego no pide disculpas por hacerte esperar cuando él o ella finalmente llega es una indicación de que este potencial jefe va a tener otras faltas de respeto o compromiso en otros ámbitos.
  • El reclutador es egocéntrico: Si esa persona que te entrevista habla más de él que de ti o si simplemente te das cuenta que su actitud es difícil o no son compatibles, es básico que seas honesto contigo mismo y no consideres entrar a esa empresa, pues la química también entre jefe-empleado es básico.