Jóvenes con liderazgo: haz la diferencia

Ser recién egresado de una carrera universitaria es tu mejor oportunidad para destacar en lo que te propongas porque tienes todo a tu favor: juventud, disposición, libertad de tiempo y conocimiento. Pero entonces, ¿por qué si suena tan fácil a veces conseguir un buen empleo puede llegar a convertirse en una completa pesadilla? La realidad es que para la mayoría de las empresas el primer requisito es “tener experiencia” y es aquí cuando el proceso de reclutamiento se convierte en un reto, por eso aquí te daré algunas recomendaciones que debes tomar en cuenta para no desesperarte y encontrar el camino al éxito en tu vida laboral:

  • Trabaja mientras estudias: No es fácil, pero si en realidad deseas crecer y aprender lo ideal es comenzar como becario de medio tiempo en una empresa relacionada con tus intereses y enfocada en lo que te quieres dedicar.
  • Pon los pies en el suelo: Si ya terminaste la carrera no esperes ganar el mismo sueldo que el director de la empresa a la que entraste, pues aunque tal vez su profesión sea la misma, la experiencia hace la diferencia.
  • Sé humilde: No precisamente en cuestión monetaria, sino en actitud. No pretendas demostrar que lo sabes todo porque en realidad no es así, entre más preguntas hagas, más rápido aprenderás y proyectarás buena disposición.
  • Ten iniciativa: En el punto anterior la recomendación era que ente más preguntes mejor, pero OJO, valora si realmente necesitas realizar una pregunta o puedes buscar la respuesta por ti mismo. Pues esa capacidad de resolver problemas o situaciones que te requieran un esfuerzo fortalecerá tu imagen de una persona con buena disposición.
  • Deja a un lado las suceptibilidades: Algo por lo que los jóvenes pasan a menudo cuando recién entran a una empresa, es que pueden sentirse rechazados por recibir un regaño del jefe. Lo primero que debes entender es que ya no estás en la escuela y no van a tenerte las mismas consideraciones. Es importante que te ganes su reconocimiento y la única forma de hacerlo será demostrando que eres capaz y eficiente.

Entrevista de trabajo: lo que sí y lo que no

Una de las dudas más comunes es qué vestir para una entrevista de trabajo. Existen una serie de recomendaciones básicas que debes seguir para que causes una gran primera impresión y la vestimenta sea una herramienta de apoyo en lugar de un distractor. A continuación te diremos que hacer y que evitar :

  • Telas lisas.
  • Colores sobrios.
  • Para un look formal lleva pantalón de vestir con saco (no coordinado) o vestido y saco.
  • El azul marino es un color con muchos atributos positivos en cuanto a comunicación, además de favorecer todos los tonos de piel.
  • Elige una pieza clásica y agrega un detalle que refleje tu personalidad.
  • Prepara tu ropa un día antes y asegúrate que esté perfectamente limpia y planchada.
  • Pelo suelto peinado con la secadora o plancha.
  • Investiga bien el giro y la filosofía de la empresa para que puedas adaptar tu estilo.

No

  • Usar accesorios demasiado llamativos o que hagan ruido al mover las manos cuando hablas, esto distraerá a tu interlocutor. Tampoco uses un color de uñas muy brillante ni un collar grande o con mucho brillo.
  • Escotes ni minifaldas.
  • Demasiado maquillaje, la sobre producción tiene una connotación negativa en el mundo laboral. Mejor elige un maquillaje discreto y natural que solo resalte tus mejores facciones.
  • Blusas o vestidos sin mangas.
  • Estampados demasiado grandes o estridentes.
  • Tacones altísimos.
  • No te disfraces, procura lucir tu mejor versión en un atuendo en el que estés cómoda. En el caso contrario lo reflejarás.

Cuida tu imagen frente a tus clientes

En el mundo laboral en el que vivimos, los servicios son muchos y la competencia crece a pasos agigantados y a la vez las oportunidades se reducen quedando lugar solo para los que saben hacer atractivo su producto o servicio. Un elemento clave de esta estrategia de comunicación efectiva somos nosotros mismos como representantes de la marca pues nuestra imagen influye en la percepción que el cliente tenga de la institución y es aquí cuando entra la imagen verbal y no verbal. En seguida te daré algunos tips que debes cuidar y tomar en cuenta para cuidar tu imagen laboral, no solo para atraer nuevos prospectos sino también para mantener a los clientes fieles a tu marca:

  • Respeta su tiempo: No llegues tarde, es de pésimo gusto hacer esperar a esa persona que te va a contratar. Si sabes que normalmente tienes problemas con la puntualidad, anticipa tus tiempos de manera que llegues a la hora acordada.
  • Modérate: En todos los aspectos, siempre trata de buscar el punto medio para todo. Aunque ya conozcas a tu cliente y le tengas confianza, si estás en una comida de negocios evita tomar más que él; en una reunión de trabajo no digas malas palabras, pues esto definitivamente te hará perder credibilidad y seriedad ante él.
  • Responde inmediatamente: El cliente no sabe la cantidad de personas o proyectos que tienes por atender, pero realmente es algo en lo que tampoco está interesado, pues cada cliente se siente único y debes hacerlo sentir como tal. Piensa simplemente cómo te gusta que te traten cuando requieres un servicio, el que sea, pues de la misma forma y con la misma atención que esperas ser atendido es como debes atender a tus clientes.
  • Invierte en tu vestimenta: Si quieres que te vean como un experto y confíen en ti, debes parecerlo y proyectar seguridad. Recuerda que gran parte de esta percepeción se crea con las prendas que eliges, los colores, las texturas, cortes, diseño, etc. Así que no escatimes, no es algo superficial, en realidad va más allá de lo que te imaginas y tiene un impacto psicológico.
  • No le digas que su idea es mala: Aunque tú eres el experto, no impongas tus gustos sobre los suyos. Tú eres quien debe encontrar la mejor forma de producir lo que tu cliente desea y hacerle ver de forma asertiva lo que más le conviene.

Cómo aprovecha la temporada de rebajas

Llegó el verano y junto con él también llega la temporada de rebajas. Durante el mes de julio la mayoría de las tiendas y centros comerciales ofrecen reducciones del 30, 40 o hasta 50% de descuento. Incluso hay algunas que además de ofrecer descuentos tienen disponibilidad de pagos a meses sin intereses. Todos estas ofertas crean una tentación de compra en los consumidores los cuales casi siempre terminan gastando su dinero de la manera incorrecta al comprar cosas que no necesitan. Pero para que esto no te pase a ti a continuación te damos algunas sugerencias que te ayudarán a aprovechar al máximo las rebajas.

Establece un presupuesto

Antes de salir a gastarte todo tu dinero en las rebajas es fundamental que establezcas un presupuesto. Piensa bien cuánto te quieres gastar y separa un porcentaje de tu sueldo. Cuando vayas a las baratas trata de llevar el dinero en efectivo y deja las tarjetas en casa. Esto te ayudará a gastar solo el dinero que tenías contemplado. Además al no llevar tus tarjetas de crédito también evitarás firmar productos que no necesitas a meses sin intereses.

Tip: Para crear un mejor presupuesto es fundamental que tomes en cuenta los gastos fijos que tienes todos los meses.

Haz una lista

La mayoría de las personas entran a las tiendas a ver las ofertas sin tener una idea clara de qué quieren comprar, lo cual hace que la experiencia de compra sea mucho más difícil. Al no saber bien qué es lo que necesitas es más probable que termines gastando el dinero en productos o prendas que no eran tan importantes. Así que antes de salir a las tiendas revisa bien tu casa y tu clóset y haz una lista de las cosas que quieres comprar.

Tip: Si al final te sobra dinero, ahora sí puedes aprovechar para comprarte alguna otra cosa.

Compra productos básicos

Durante las baratas las tiendas le ponen descuento a casi todos los productos. Como consecuencia de esto mucha gente compra las prendas que estuvieron en tendencia durante la temporada. Pero las tendencias cambian constantemente y si éstas están en barata lo más seguro es que se dejen de usar en poco tiempo lo cual hará que al utilizaras tú te veas pasada de moda. Para que puedas hacer una buena inversión y aproveches los descuentos al máximo lo mejor será que compres productos básicos.

Tip: Las blusas en colores neutros, las camisas blancas, los pantalones de mezclilla, los blazers o los leggings son excelentes opciones.

Invierte en cosas importantes

Si llevas varios meses queriendo comprar una televisión, computadora o cámara fotográfica te recomendamos aprovechar las baratas de la temporada para hacerlo. Éste tipo de productos suelen ser muy utilizados dentro de la vida cotidiana y además son súper duraderos. Así que si de todos modos en algún momento vas a tener que hacer esa inversión puedes aprovechar las ofertas para comprarlos a un mejor precio. Visita varias tiendas y centros comerciales para ver cuál te ofrece el mejor precio.

Toma en cuenta estos consejos antes de ir a las baratas. Esto te ayudará a que tu dinero rinda más y también harán que compres cosas que verdaderamente necesitas.

Deudas: compromisos adquiridos. No afectes tu Branding

Las deudas son un compromiso adquirido a la hora de pedir un préstamo. Es normal que todos en algún momento necesitemos de cierta ayuda para alguna emergencia o situación que simplemente no teníamos contemplada, pero debes tener en cuenta que lo ideal es no pedir prestado, y si lo haces, ser consciente de que pronto deberás cubrirla para no ganarte una mala reputación e imagen. Hoy te daré algunos tips de lo que nunca debes hacer como deudor para no perder tu Branding Personal:

  • No te escondas: Esto es básico. Si diste la cara para pedir prestado, hazlo para afrontar tus deudas. No seas de los que les tienen que estar recordando su deuda, es sumamente molesto para la mayoría de las personas cobrar.
  • Piensa bien a quién le pides prestado: Recuerda el dicho “cuentas claras, amistades largas” y es que es muy común que por un mal branding de deudor pierdas una amistad de años. Si tienes la confianza de pedirle a un amigo, no abuses y comprométete.
  • Fija una fecha específica: Si te están dando la confianza de prestarte, lo menos que puedes hacer es fijar una fecha específica de pago y, por supuesto, que la cumplas. En caso de no poder hacerlo habla con la persona y explícale la situación, pero regresando al primer punto: nunca te escondas.
  • Si eres patrón: Al tener personal a tu cargo, la prioridad siempre deben ser ellos. La nómina es el primer pago que debes considerar al tener un negocio, empresa o lo que sea. Tú no conoces las necesidades de tus empleados, así que no des por hecho que pueden esperar el pago hasta que tú tengas dinero.

¿Cómo resolver tus deudas?

Seguramente te ha pasado que te das cuenta que es momento de organizar y administrar tus finanzas para saldar tus deudas y utilizar tu dinero para algo más que solo pagar tarjetas de crédito. Lo cierto es que en cuestión de dinero, no hay secretos ni una varita mágica que te resuelva tus problemas, la única persona que puede hacerlo con fuerza de voluntad y orden eres tú. Aquí te daré algunos tips para comenzar a ver rendimiento en tu cuenta:

  • Nunca gastes más de lo que ganas: Si tienes un crédito, no pienses que tienes más para gastar, sino más que pagar, así que úsalo solo cuando sea necesario.
  • Lleva una bitácora: Esto te ayudará a tener mayor conciencia de lo que estás gastando y en qué, así podrás saber cómo puedes ahorrar o qué ir eliminando de tus gastos para mejorar tu economía.
  • Comienza por depurar las tarjetas con las deudas más altas: Pagar solo el mínimo hará que sigas prolongando tu deuda y que ésta se mantenga igual; solo perderás tu dinero y realmente no hará una diferencia en tu cuenta.
  • Deja de usar los créditos para comprar bienes efímeros: No está mal comprar ropa o zapatos, pero planea tu siguiente ida de compras y ahorra. Destina una cantidad determinada y ajústate a ésta, de preferencia en efectivo. Así no gastarás demás ni le deberás al banco la ropa que compraste hace dos años. Mejor úsalo para un refrigerador, cambiar tu recámara, hacerle mejoras a tu casa, etc.
  • Ten fuerza de voluntad: Piensa que es mejor aguantar una temporada de austeridad a vivir toda tu vida con deudas. No pasa nada si hoy no compras ese traje/zapatos/perfume que viste, ya habrá otra ocasión para hacerlo.

Qué considerar antes de aceptar una oferta laboral

El mercado laboral está saturado, y como consecuencia, encontrar trabajo se ha convertido en una tarea difícil. Cuando llevas varios meses buscando trabajo y te encuentras desesperado, muchas veces terminas aceptando cualquier oferta sin pensar en los pros y los contras. Pero a pesar de que te encuentres en una situación difícil, es importante que trates de tomarte un tiempo para analizar la situación. A continuación te damos algunas recomendaciones de las cosas que debes considerar antes de aceptar una oferta laboral.

¿Dónde está la oficina?

Averigua dónde se encuentra la oficina a la que tendrás que ir a trabajar y considera los costos y el tiempo que gastarás para llegar ahí todos los días. ¿La oficina está demasiado lejos de tu casa? ¿Vas a tener que gastar mucho dinero en transporte o gasolina? ¿Estos gastos van afectar tu presupuesto mensual? ¿Cuánto te vas a tardar en llegar a la oficina? Toma en cuenta todos estos puntos antes de decidir si vas aceptar la oferta de trabajo. Si la oficina está muy lejos y vas a gastar gran parte de tu sueldo en transporte, tal vez no valga tanto la pena.

¿Cuanto te van a pagar? 

Definitivamente el sueldo es una de las cosas más importantes que debes considerar antes de aceptar una oferta de trabajo. Pregúntate a ti mismo si crees que el sueldo es justo y si éste corresponde con las funciones que desempeñaras dentro de la empresa. Haz bien tus cuentas y analiza si el sueldo te alcanzará para mantenerte a ti mismo y a quienes dependen de ti. Si este es tu primer trabajo y no tienes mucha experiencia, lo más seguro es que te ofrezcan un sueldo bajo, pero recuerda que al no tener experiencia no puedes exigir que te paguen más.

Tip: Para ver si el sueldo que te están ofreciendo es el correcto, compáralos con otros del mismo puesto y campo de trabajo.

¿Cuál va a ser tu horario de trabajo?

Antes de aceptar cualquier puesto es fundamental que tomes en cuenta los horarios de trabajo que tendrás que cumplir. Aunque al principio puedas estar desesperado y creas que puedes aguantar todo, debes pensar bien las cosas. Averigua el número de horas diarias y totales que tendrás que trabajar, si vas a tener que ir a la oficina los fines de semana y cuáles serán tus días de descanso. Además si crees que el trabajo será muy pesado y ves que la mayoría de los empleados tienen que quedarse a trabajar horas extras, pregunta si éstas se pagan aparte.

¿Tendrás crecimiento profesional? 

Uno de los elementos claves que debes considerar antes de aceptar una oferta de trabajo es el crecimiento laboral. Puede ser que al principio esto no te importe, ya que tal vez lo único que quieres es empezar a trabajar para ganar experiencia. Pero no te apresures y piensa si tienes oportunidades de desarrollo y crecimiento dentro de la empresa. Fíjate si la empresa es grande o pequeña y trata de ver si sigue creciendo o va de caída.

Tip: Aunque al principio no parezca importante el no tener oportunidad de crecimiento, eso hará que después de un tiempo empieces a sentirte desmotivado.

¿Cómo es el ambiente de trabajo?

Aunque al principio el ambiente de trabajo puede parecer algo insignificante, es importante que pienses que pasarás la mayor parte de tu día conviviendo con el resto de la gente que trabaja ahí. ¿Se ve que al gente es agradable? ¿Crees que puedas llevarte bien con todo el equipo de trabajo? Para que tu desempeño dentro de la empresa sea bueno y puedas ir a trabajar con ganas, es fundamental que te lleves bien con tus compañeros de trabajo. Al final ellos serán quienes te puedan guiar y ayudar cuando tengas alguna duda o problema.

¿Cuáles van a ser tus responsabilidades?

Por último, además de tomar en cuenta todas las cosas que te hemos mencionado anteriormente, también es fundamental que desde el inicio pidas que te den una lista de tus responsabilidades. Analízalas y decide si crees que puedas llevar a cabo cada una de ellas. Si tienes alguna duda acerca de una de tus responsabilidades, ¡pregunta! Siempre será mejor que aclares todas tus dudas antes de comprometerte a cumplir con todas esas tareas.

Ya que hayas logrado contestar todas estas preguntas, tómate unos días para pensar y analizar la situación. Haz una lista con los pros y las contras que tiene el puesto tomando en cuento todos los elementos mencionados anteriormente. Si al final los pros son mayores que los contras entonces el trabajo es perfecto para ti. Aunque siempre habrá momentos buenos y malos, si tienes un buen sueldo, te gusta el ambiente de la empresa y puedes tener crecimiento profesional, estamos seguros que cuando vayas a trabajar lo harás con la mejor actitud.

Claves para ser más exitoso en tu trabajo

¿A quién no le gustaría ser más exitoso en su trabajo? Las personas exitosas además de ser más felices, trabajan con más ganas. Y aunque es verdad que el éxito se consigue a través del esfuerzo y del trabajo duro, nosotros queremos ayudarte a alcanzarlo más rápido. Por eso a continuación te daremos algunas claves que te podrán ayudar a ser más exitoso en tu trabajo. 

¡Haz lo que amas!

Uno de los mejores consejos que podemos darte para alcanzar el éxito en el trabajo es elegir una carrera que te guste. Si haces algo que realmente te apasiona seguramente trabajarás con más ganas, tendrás una mejor actitud y serás más feliz. Cuando trabajas en algo que te gusta los momentos malos se transforman en lecciones y los buenos se convierten en grandes triunfos. Además, si eres bueno para hacer lo que te gusta el éxito llegará solo ya que tu trabajo en lugar de ser un sacrificio es una gran pasión.

Sé ambicioso

Si quieres ser una persona profesionalmente exitosa es importante que seas ambicioso. La ambición además de impulsarte a hacer las cosas de la mejor manera también te ayudará a llegar más lejos. Las personas ambiciosas son mucho más dedicadas; siempre harán todo lo posible para cumplir sus metas y, como consecuencia, lograrán alcanzar el éxito que tanto anhelan.

Llega puntual

La puntualidad es una cualidad fundamental que necesitas tener, sobre todo si quieres ser exitoso. Ser puntual habla de una persona disciplinada que sabe valorar su tiempo y el de los demás. Al llegar siempre a tiempo a trabajar te estarás dando a conocer como una persona que toma en serio su trabajo y sus responsabilidades.

Respeta a tu jefe

Para poder llegar a ser una persona exitosa dentro de la empresa es importante que tengas una buena relación laboral con tu jefe. Esto no significa que él se tenga que convertir en tu mejor amigo, sino que simplemente debes de saber respetar su autoridad y seguir sus ordenes. Convertirte en una persona en la cual tu jefe puede confiar plenamente te llevará muy lejos. Un persona con un buen liderazgo siempre tendrá una actitud respetuosa y cooperativa.

¡Participa y coopera!

Probablemente hay temporadas en las cuales tienes más trabajo que en otras y aunque a estamos seguros que te encantaría salir corriendo de la oficina a tu hora de salida, para poder ser exitoso es necesario que hagas algunos sacrificios. Cuando tengan mucho trabajo, ofrécete a quedarte a trabajar, aunque sea después de tus horas de trabajo. Al hacer esto tus jefes notarán tu esfuerzo y lo más seguro es que éste sea recompensado.

Sé paciente 

El éxito no llegará a tu vida de un día para otro, así que es fundamental que seas paciente. Aunque estés trabajando duro y estés dando tu máximo esfuerzo, es necesario que pase algún tiempo para que la gente empiece a darse cuenta. Por eso te recomendamos que sigas trabajando como lo haz estado haciendo hasta ahora y que seas paciente. Si estás haciendo bien tu trabajo la gente se dará cuenta y estamos seguros que al final todos tus esfuerzos serán recompensados.

Para poder alcanzar el éxito es fundamental que tengas buena actitud y hagas siempre todo tu trabajo. El esfuerzo y el trabajo duro siempre será tomados en cuenta, y aunque al principio el éxito tarde en llegar, te podemos asegurar que al final todo habrá valido la pena. Al ser un buen empleado no solamente lograrás alcanzar el éxito sino también mejorarás tu Branding Personal y laboral.

Empieza bien el año laboral

La temporada de fiestas ha llegado a su fin y un nuevo año ha comenzado. Con la llegada del 2019 tenemos la oportunidad de comenzar de nuevo, de re inventarnos. En esta ocasión no queremos hablar de la vida personal sino de la profesional. Queremos que el 2019 sea el mejor año de tu vida y es por eso que a continuación te daremos algunos consejos que te ayudarán a empezar bien el año laboral.

Mejora tu reputación

Al comenzar un año nuevo la mayoría de las personas tratan de empezarlo desde cero. Así que esta es la oportunidad perfecta para mejorar tu reputación. Si cometiste algunos errores durante el 2018 es momento de dejarlos ir. Olvídate de todos los problemas, disgustos, pelitos y enojos que tuviste. Comienza haciendo pequeño cambios y mantén una actitud positiva. Todo esto te ayudarán a que poco a poco tu reputación en el trabajo vaya mejorando.

 Tip: Tener una buena reputación te abrirá nuevas puertas y además te ayudará a tener un buen branding profesional.

Resuelve tus problemas

Para empezar bien el año hay que estar bien con todos. Empieza por resolver los problemas o diferencias que tengas con tus compañeros de trabajo y jefes. Habla con ellos y trata de llegar a algún acuerdo. Nadie tiene la capacidad de leerte la mente así que si tienes algún disgusto o inconformidad, háblalo. Al comenzar el año laboral con buena actitud lograrás aumentar tu productividad y llegarás a la oficina con ganas.

Aprende algo nuevo

¡Nunca es tarde para aprender algo nuevo! Además, hacerlo te ayudará a empezar al año renovado y motivado. Para que aprender algo nuevo te traiga beneficios en el ámbito laboral, busca algún curso que complemente tu trabajo y que te ayude a crecer profesionalmente. El tomar algún curso, aprender un nuevo idioma o estudiar una maestría o doctorado son solo algunas opciones.

 Tip: Aprender algo nuevo te permitirá mantener las neuronas activas y además te ayudará a esquivar la rutina.

Crea nueva metas

Mucha gente empiezan el año laboral fijando metas que casi nunca cumple. Por eso es importante que  este año, en lugar de crear varias metas, te concentres en las dos o tres más relevantes. Al fijar menos metas podrás lograr mucho más y de esta forma harás que todos tus esfuerzos se enfoquen solo en cumplirlas.

Como puedes ver la clave para empezar bien el año laboral está en resolver todos tus problema, fijar algunas metas y tener la mejor actitud. Todos estos consejos te ayudarán a hacer que el 2019 sea el mejor año de tu vida.

¿Cómo lograr una buena comunicación en el trabajo?

La clave del éxito y la productividad está en la buena comunicación. En las oficinas la gente interactúa con compañeros de trabajo, jefes, subordinados y clientes. En la mayoría de las ocasiones además de establecer conversaciones y compartir información también damos instrucciones, recibimos ordenes o delegamos tareas. Todas estas actividades involucran a la comunicación, y para que todo funcione a la perfección es muy importante que ésta sea efectiva. A continuación te damos algunos consejos que te ayudarán a tener una buena comunicación en el trabajo.

Dile adios a la apatía y malas actitudes.

Adopta la actitud correcta

Hay ocasiones en las cuales las pláticas llegan a convertirse en discusiones y, de repente, sin darnos cuenta, lo único que nos importa es ganar el argumento. En el ámbito laboral, para que las cosas funciones hay que tener una actitud positiva y recordar que no siempre vamos a tener la razón. La clave está en escuchar los comentarios y sugerencias de los demás con el fin de aclarar la situación y resolver el problema.

 Tip: Antes de tener una reunión o junta con alguien trata de establecer objetivos que te ayudarán a ser mucho más eficiente.

No cambies de tema

¿Alguna vez te ha pasado que al estar en una junta quieres discutir un tema y al final terminas hablando de algo totalmente diferente? Éste es un problema muy común y la realidad es que en la mayoría de las oficinas las juntas no son nada productivas. Para que esto no te vuelva a pasar, antes de entrar a la junta debes definir los temas que quieres abordar y mantenerlos. No hables de problemas que pasaron hace mucho tiempo o de cosas que no vienen al caso. Si alguien quiere hablar de un tema que no está en tu lista agenda una reunión para discutirlo y no te desvíes de tu objetivo.

Habla claro y sé directo

Para que tu comunicación sea clara y directa es importante que elimines las malas palabras, el sarcasmo y las faltas de respeto. Éstas solamente harán que los mensajes se alteren y provocarán que la otra persona se ponga a la defensiva. Al expresar tus ideas y explicar cómo te sientes de una manera respetuosa y ecuánime lograrás que los demás te escuchen y tomen en cuenta tus comentarios.

Tip: Nunca hagas acusaciones ni hables de manera general, sé específico y di cómo te afecta la actitud de la otra persona de la forma más directa, respetuosa y sencilla posible.

Acepta la crítica

Muchas veces nos cuesta trabajo escuchar nuestros defectos o fallas, pero la crítica constructiva es fundamental para nuestro crecimiento profesional. Hay ocasiones en que los comentarios que nos hacen nos pueden parecer injustos, pero es importante que trates de entender de dónde vienen. Haz un análisis de la critica recibida y si quieres hacer algunas aclaraciones hazlo de una manera educada y tranquila.

Termina en buenos términos

Si ya estás teniendo una conversación abierta y sincera te recomendamos expresar todas tus dudas, inquietudes y sentimientos. Nunca te quedes con palabras en la boca ya que éstas solamente harán que el conflicto vuelva a surgir. Ambas partes deben estar tranquilas y deben saber agradecerle a la otra persona su tiempo e interés. Esta muestra de respeto y apertura es la base para establecer una mejor relación.

Tip: Para tener una buena comunicación en el trabajo es crucial que siempre termines en buenos términos.

Como puedes ver, la clave para tener una buena comunicación en el trabajo está en saber escuchar, mantener una actitud abierta, saber aceptar la crítica y siempre terminar en buenos términos. Al tener una comunicación efectiva con tus compañeros de trabajo, clientes y jefes lograrás ser mucho más productivo y exitoso.